EL PERFECTO GENTLEMAN. GUÍA DEL TRAJE

Encontrar el traje perfecto, ese que queda bien, es complicado. O mejor dicho, más que encontrar ese traje es saber seleccionar la talla adecuada. Hasta hace bien poco se nos obligaba a comprar la misma talla de chaqueta que de pantalón, gracias a la estandarización del mundo de la moda masculina, estándares en los que pocos encajábamos, pues no somos simétricos, ¿verdad?. Pero, por fin, llego el dos piezas y nuestra oportunidad de poder elegir tallajes diferentes. Y entonces, llegaron las dudas, ¿cómo saber si esa prenda se encaja perfectamente a nuestro cuerpo?

Te traemos esta pequeña guía que resolverá todas tus dudas.

Los Hombros

La costura del hombro debe estar, concretamente, en la unión entre la clavícula, el brazo y el hueso del hombro. Ahí justo será donde empezará la manga, ni por encima ni por debajo.

La Manga

Una vez sabemos donde empieza la manga, debemos averiguar dónde termina: desde el hombro hasta el hueso (y no más) de la muñeca. La manga de la camisa ha de sobresalir lo mismo que su cuello por encima de la americana.

Solapa

Hay tres tipos de solapa que debemos resaltar: con muesca, en punta de lanza o redondeada (esmoquin). Cuanto más continuada, más formal será.

Es importantísimo saber que el ancho de la solapa será inversamente proporcional al de la espalda. El efecto de la solapa estrecha es una espalda más ancha, el efecto de la solapa ancha es una espalda más estrecha. Sencillo.

La regla de los botones

Algo tan simple juega un papel muy importante, sobre todo a la hora de la proporcionalidad de nuestro cuerpo. Existe un botón que llamaremos “principal” y que irá abrochado (el del centro en la chaqueta de tres botones y el de arriba en la de dos). Este se deberá abrochar a una altura ligeramente por encima del ombligo. Si queremos acortar el torso, añadiremos un tercer botón por encima del principal y otro por debajo, para cerrar la abertura de la americana y dar la impresión óptica de que el tronco es más corto. Si por el contrario queremos alargarlo, optaremos por el de dos botones o por el de uno. Decide cuál prefieres según tu cuerpo.

Largo

La largura de la chaqueta cae hasta cubrir la bragueta. Por encima, quedará raquítica. Por debajo, demasiado grande. En referencia al pantalón, el bajo rozará levemente el inicio del zapato.

Pinzas

Una pinza en una prenda es una costura que recoge hacia el interior una parte de la tela para que la pieza se ciña más al cuerpo. La pinza tendrá mayor o menor cantidad de tela y tendrá más o menos longitud en función de la fisonomía de cada cuerpo. Uno de los mayores trucos de magia de la historia en lo que a sastrería se refiere.

La espalda

En la americana, en su parte inferior, encontrarás una o dos aberturas. Quizá la más práctica sea la opción doble: por un lado, enmarca mejor la espalda y, por otro, si queremos meter la mano en uno de los bolsillos del pantalón y la chaqueta está abrochada, tendremos mejor acceso a ellos si tenemos una abertura a cada lado del faldón que si sólo contamos únicamente con una central.

Además, cuando compréis un traje deberéis fijaros en otra cosa: los hilvanes. Nos referimos a esas puntadas largas de hilo blanco que unen las aberturas propias de la chaqueta (en la parte trasera y, en ocasiones, en las muescas de la solapa y el puño) y recorren la costura del hombro. Se utilizan para que, mientras está en tienda, la chaqueta no se deforme al quedarse arrugada. Antes de utilizarla, debemos eliminar ese sobrehilado, al igual que la etiqueta de tela que, regularmente, la marca añade en el extremo de la manga derecha de la chaqueta.

Cómo saber si el traje te queda bien

La americana está hecha para realzar la silueta masculina, por ello ha de enmarcar los hombros, abrirse en el pecho para aportarnos esa amplitud visual, se ciña (un pelín) en la cintura y caiga y se mueva de forma recta hasta la cadera. Eso es lo que corrige nuestra postura irguiendo nuestro cuerpo.

La chaqueta debe reposar en los hombros y hay que dejarla caer, lo demás es raquitismo o saco de patatas, debe fluir. No deben quedar huecos en la parte posterior, entre la americana y la camisa. Imagina la chaqueta en una percha y tu sosteniéndola hacia arriba, pues así se debe ver en ti.

¿He escogido la talla correcta?

Será un traje pequeño si:

  • los hombros quedan por encima de la unión entre brazo y clavícula
  • las mangas terminan por encima del hueso de la muñeca
  • se crea un espacio entre el cuello de la americana y la camisa
  • el botón amenaza con reventar generando infinidad de pliegues alrededor del estómago.
  • los bolsillos del pantalón se disparan abriéndose y creando una forma triangular hacia los lados
  • no puedes seguir respirando una vez los has abrochado.

Será un traje grande si:

  • los hombros quedan caídos
  • la manga llega a ocultar la totalidad o parte de tu puño
  • entre el botón central y tu estómago podría acampar un elefante
  • vas perdiendo el pantalón por el camino y no queda encajado en la cintura

 

d8aad4e49b8c70b329edbdb33ffda80f