La boda de Olivia Palermo

olivia_palermo_1225_544x
© Johannes Huebl

Se arriesgó como su condición de it girl dictamina y dejó de lado escotes de corazón, vestidos estilo sirena, el palabra de honor o el estilo princesa.

Olivia decidió casarse unos meses antes de la fecha planeada: septiembre. Según se dice fue por cuestión de que a su marido se le acababa el visado. Según dice Page Six, la pareja planeaba la boda para más adelante porque a el modelo se le expiraba ya el visado.

Dejó de lado el clásico estilismo de estos eventos y apostó por un tres piezas de Carolina Herrera: un suéter de cashmere en color crema decorado con plumas de avestruz y unos shorts blancos bajo una falda de tul ceñida a la cintura, con capas superpuestas de satén y seda, detalles florales en todo el dobladillo y una gran abertura en la parte delantera. El peinado fue uno de sus favoritos, la eterna coleta un poco despeinada con raya en medio y un maquillaje de lo más natural enfocado en las pestañas. c61e8e5148af03760cffa193a5642820 Uno de los detalles más bonitos fueron su “algo azul”, unos zapatos en este tono diseñados por Manolo Blahnik, el modelo ‘Hangisi’. Seguro que los recordáis porque con ellos Mr. Big pidió matrimonio a Carrie Bradshaw. Ya en el top ten de los zapatos más románticos de todos los tiempos, podemos decir que Olivia no los compró, porque ya los había llevado en otras ocasiones. Nos encantó su look. ¿Y tú que opinas?

olivia_palermo_339_544x762

© Johannes Huebl