6 señales de que estamos demasiado estresados con la planificación de nuestra boda

stressed-bride-large

 

1. La hora del almuerzo la utilizas para las obligaciones de la boda… y no para comer. 

Si te estás saltando las comidas, ten en cuenta que algo le pasa a tu estado de ánimo. Esto puede llevar a cabo la experimentación de emociones exageradas, un estrés mucho mas amplificado y una sensación de nubarrones en la cabeza, ¿te suena familiar? Deja de cambiar las tareas por una buena ensalada porque lo único que vas a conseguir es desesperarte. 

2. Tu prometido te empieza a gastar bromas sobre fugarse.

Habla con tu novio acerca de las preocupaciones de tu boda. Muchas veces queremos llevar todo el peso sobre nuestros hombros y nos alejamos de la realidad. A veces necesitamos ver la realidad de la otra persona para poner los pies en la tierra y ponerle freno a nuestras preocupaciones. Escucha aunque no sea lo que quieres oir.

Blog-3-Date-Night

3. Lo más emocionante que ha pasado en vuestro dormitorio últimamente es mirar las revistas y programas de televisión sobre bodas. 
Ya sea porque estés dándole vueltas a la lista de invitados o porque estés agotado (por las pesadillas sobre la boda), un periodo más relajado en el dormitorio es normal. Pero si te das cuenta de que esa situación ocurre, dale una pausa a toda la planificación y tomate una noche romántica y relajada con tu pareja. 

4. Has empezado a cuestionar todas las decisiones que ya habías tomado.   
Si estas dándole vueltas a todo e incluso estas pensando en desechar todas las decisiones que ya has tomado, es un claro síntoma de estrés, pero míralo desde el lado positivo, mejor! ideas nuevas! Pero intenta no preocuparte por si has tomado la decisión equivocada sobre la florista, el fotógrafo…  Si empiezas así te meterás en un bucle sin final. Así que si esto sucede, deja la planificación de lado una semana o dos, volverás con la mente más fresca y podrás valorar mejor acerca de las mejores ideas que te habías planteado. 

Blog-3-Mantra

5. Pospones las tareas realmente importantes. 
Esta no es la forma en que una novia todoterreno aborda sus deberes. Si has dejado de lado los deberes realmente importantes quizá no te hayas dado cuenta de lo abrumada que estás. Si crees que la lista de quehaceres es interminable y difícil de abordar, empieza por lo más sencillo y divertido: la cata de tartas, la compra de los complementos de boda,… y poco a poco verás que todo va sobre ruedas. 

6. Casarte deja de parecerte divertido. 
Si estás más centrado e lo negativo que en lo positivo, algo tiene que cambiar. Aquí te dejamos un consejo, piensa:  “He empezado a recordar lo mucho que amo a mi novio y por qué estoy haciendo esto en primer lugar”

Blog-3-Pamper