Un ramo para cada novia

Peonías, rosas, orquídeas, margaritas… cómo elegir las flores del día de tu boda.

Más allá de las costumbres y tradiciones que giran en torno a el ramo de la novia, existen un sinfín de posibilidades para dar rienda suelta a la imaginación: colores, mezclas maravillosas, materiales y miles de opciones, tantas como permita el estilo de la novia. Este año se busca jugar con los volúmenes y las texturas, y conjugarlo todo. Pero no debemos dejar a un lado las premisas básicas en cuanto al tamaño y la forma de éste, teniendo siempre en cuenta: la personalidad de las novias,  la temática y que el tamaño del bouquet debe ser proporcional a la altura y silueta de la novia.

Los nuevos ramos de novia buscan combinaciones de diferentes tipos de flores, dale gran importancia al verde y los juegos de colores. La top flower, la orquídea, pero hay un mundo inmenso de posibilidades que quizá ni imaginabas.

Accede a la galería para inspirarte:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Guía básica:

– ¿Qué flores elegir?:

Si no lo tienes muy claro, te proponemos elaborarlo de flores que signifiquen algo para tí: las mismas que usó tu madre, las que tu fututo marido te regaló por primera vez… O puedes optar por las flores de temporada, que harán de tu ramo algo muy sofisticafo y fresco.

 

– Combina:

No optes por una sola flor, combina sus formas aromas y colores. Si eres más minimalista, utiliza varias flores y combinaciones en un mismo tono.

– Personaliza tu ramo:

Añadir detalles únicos y personales se ha convertido en el nuevo hit de los ramos de novia: joyas, iniciales con vuestros nombres, tela de tu traje de novia, pañuelos… usa tu imaginación.

– Larga vida al verde:

El ramo de novia ha de ser versátil y vivaz, y qué mejor manera que incorporar hojas, plantitas pequeñas, ramas naturales. Esto añadirá mucha profundidad, volumen y una perfecta armonía con las flores.

– Ponle accesorios:

Diamantes de imitación, perlas, alfileres de fantasía, cristales, flores pintadas en plata y broches. Y si eres más atrevida ponle unas plumas, unas ramas secas… el resultado puede ser extraordinario.

 

 

 

¿ Cómo va a ser tu ramo de novia?